EL HOMBRE IMITA A DIOS, PERO POR DESGRACIA NO SE LE PARECE

Un avión de acrobacias imita lo mejor posible al Cristo Redentor.