LA MUERTE DE NUESTRA PAREJA

La muerte de nuestra pareja es un episodio que muchas personas no soportan, además con riesgo evidente para la salud.
Al fallecer la persona amada y hasta que no pasan 30 días, existe el doble de riesgo de infarto o de ictus.
En los primeros días, son claros los síntomas de riesgo de coagulación sanguínea, aumento de la presión arterial y descontrol de la frecuencia cardíaca.
Si al pasar un año la persona no logra vencer el sentimiento de tristeza y de pesar, se aconseja la visita a un psicólogo para regular la vida de cada día de esa persona.
Son datos de la Universidad de St. George de Londres.
Por amor también se muere.