¿RECORDAMOS TODO LO QUE SOÑAMOS?

Cerca del 95% de lo que soñamos se olvida segundos después de haber despertado. Esto ocurre porque salimos del estado de ensoñación de manera abrupta pasando al estado consciente en segundos.
Pensando en ello, una serie de científicos, encabezados por el creativo Hunter Lee Soik, se encuentran desarrollando SHADOW, una aplicación para el móvil que consiste en una alarma inteligente que te despierta de forma gradual y que servirá como un diario de los sueños.
Entre el equipo, se encuentra el neurocientífico sevillano, Umberto León Domínguez, director científico del proyecto, quien nos lo explica en detalle.
“Es una alarma escalada que empieza con un sonido muy bajito que se mete a tu subconsciente y te despierta gradualmente. Se intenta mantener el estado de ensoñación y cuando apagas la alarma, se enciende un micrófono para que comiences a dictar tu sueño o a escribirlo”, cuenta el especialista.
Después de grabar tu experiencia, responderás una serie de preguntas como qué sensaciones tuviste durante el sueño, si fue lúcido u onírico, etcétera y le colocarás ciertos algoritmos que lo clasifiquen por tópicos.
“Luego tendrás la opción de compartir tu sueño de forma anónima en la base de datos o guardarlo para ti en una especie de diario. Estando en esta gran base de datos mundial, se mezcla la información con la de otros usuarios y de esta forma podremos descubrir el subconsciente del planeta”, asegura León Domínguez.

¿Qué tal la noche, mundo?

Cuando el neurocientífico habla de subconsciente colectivo, se refiere a la manera en que los grandes eventos mundiales o nacionales pueden afectar a una comunidad entera y al parecer, esta aplicación podría ser un buen termómetro.
“El 80 o 90% de los sueños están relacionados con tu vida diaria. Entonces, imagínate que hay un terremoto en algún lado. Al día siguiente, te vas a SHADOW y te das cuenta de lo que ha soñado la gente en esa zona, si han aumentado las pesadillas y cuál es la constante en los sueños”, asegura.
Esto a la larga, podría convertirse en un espejo para cada uno de los países, reflejando ilusiones, preocupaciones, miedos y estados de ánimo de su gente.
“Imagínate que la aplicación lleva funcionando 10 años. Habría una gran cantidad de información para crear datos normativos, verlo por meses y sacar una media”, sugiere.

Soñando en red o solo

Otra característica de la app, que aún está en su etapa de desarrollo, es que funcionará también como red social, dándote la posibilidad de contactar a otras personas que hayan registrado sueños similares a los tuyos siempre, de forma anónima y cuidando tu intimidad.
“Cuidamos mucho que no se pueda relacionar quién eres en la vida real y quién eres en SHADOW. No queremos asociar tu vida real con tus sueños”, subraya León Domínguez.
En caso de no querer compartir tu sueño con otros, agrega, la aplicación también podrá funcionar como herramienta para los terapeutas.
“No pretende sustituir a los profesionales, es más, es una herramienta para ellos. Te va a mostrar las estadísticas a partir de tus sueños, de esa forma se lo puedes mostrar a un profesional para que los interprete conociendo tu contexto”, señala el neurocientífico.

Los sueños, mirilla a la libertad

De acuerdo con Umberto León Domínguez, los sueños ocurren cuando el cerebro se libera de las dos regiones principales para la consciencia: la corteza prefrontal, encargada de manejar la información voluntariamente y el precúneo, relacionado con la entrada de nueva información a la corteza cerebral.
Cuando se libera, el cerebro deja ver preocupaciones, alegrías o tristezas a las que hemos estado expuesto despierto. A este tipo de sueño, se le conoce como onírico. En el momento en que la corteza prefrontal y el precúneo se activan, ocurren los llamados sueños lúcidos, en donde sabemos que estamos soñando y somos capaces de controlar lo que ocurre.
“De cierta forma Freud tenía razón en que hay que buscar en los sueños porque es cuando el cerebro expresa lo que es pero se equivocó de tipo de sueño. Sería mucho mejor hacerlo a través del sueño lúcido y así, llevarlo por donde se quiere”, opina el científico. EFE.