UN FÁRMACO QUE CUESTA 2 EUROS CONTRA EL INFARTO


Los resultados del trabajo se publican en Journal of the American College of Cardiology, la revista del Colegio Americano de Cardiología, y en él han participado, entre otros, investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) liderados por Borja Ibáñez y Valentín Fuster.
El fármaco estudiado se llama metoprolol y hasta ahora se había usado sobretodo para hipertensión arterial.
Según los investigadores, una única administración precoz del mismo a pacientes con infarto de miocardio durante el traslado al hospital en ambulancia es capaz de mejorar de manera “muy significativa” la fuerza contráctil del corazón, “mejora que se mantiene al menos seis meses después de la intervención”.
Los resultados se han obtenido en un ensayo clínico (METOCARD-CNIC) con 202 pacientes de Madrid, Galicia, León y Cantabria.
En una nota de prensa, el CNIC explica que los primeros resultados de este ensayo se publicaron hace unos meses y apuntaban que los pacientes infartados que habían recibido este tratamiento por parte de los servicios de emergencias tenían una cantidad de músculo cardiaco necrosado mucho menor que los pacientes que fueron aleatoriamente elegidos para el control (no recibieron el fármaco).
Ahora, se demuestra que la proporción de pacientes con una función contráctil del corazón severamente deteriorada es “mucho menor en el grupo que recibió el metoprolol (un 60 % menos)”.
Según el CNIC, se ha observado, además, que la tasa de re-ingresos por insuficiencia cardiaca crónica se reduce de manera muy importante.
“De forma llamativa, este tratamiento agudo inicial con metoprolol fue capaz de reducir de forma masiva la necesidad de implantar un desfibrilador automático implantable”, según el CNIC.
Para Ibáñez, la posibilidad de reducir de forma tan importante los casos de insuficiencia cardiaca crónica (con todos los tratamientos y reingresos que conlleva) con una terapia muy barata (este tratamiento con metoprolol tiene un coste menor a 2 euros) es algo de puede derivar en un ahorro tremendo para los sistemas sanitarios en toda Europa”.
Una estimación inicial apunta a que si la mitad de pacientes con infarto en Europa se tratasen con este fármaco de manera precoz, el ahorro podría ser mayor a 10 billones de euros anuales sólo en tratamientos de insuficiencia cardiaca.
No obstante, según Fuster, “todavía ha de imperar la cautela, ya que la terapia debe testarse en una población mucho más numerosa en toda Europa para poder confirmar que las estimaciones son reales”.
Gonzalo Pizarro, primer firmante del trabajo, ha indicado que se ha demostrado el efecto beneficioso de este tratamiento gracias a una resonancia magnética cardiaca avanzada.
Los resultados han sido presentados en el congreso de la Sociedad Americana de Cardiología en Washington.
Además del CNIC, participan los hospitales Clínico San Carlos, La Princesa, 12 de Octubre, Puerta de Hierro, Quirón (Madrid), Meixoeiro (Galicia), Hospital de León (León) y Marqués de Valdecilla (Santander), y los servicios de emergencia Summa 112, 061 Galicia y Samur.
Se está ya preparando un nuevo ensayo clínico -liderado por España- con más de 3.000 pacientes en toda Europa. Fuente: EFE SALUD.